5 causas de hueso, nódulo o íngua en el cuello, y el que hacer

El Hueso en el Cuello puede ser causado por una íngua inflamada, por un nódulo en la tiroides o una contractura en el cuello. Estos nódulos pueden ser sin dolor o causar dolor y molestias, que pueden aparecer en diversas regiones del cuello, en la nuca, detrás de las orejas o en la región anterior del cuello, por ejemplo.

Así, para tener una idea de las posibles causas que pueden llevar a la aparición de un bulto en el cuello, aquí están algunas situaciones que pueden estar en el origen del problema:

1. Ínguas

Cuando los ganglios linfáticos se encuentran encendidos, forman ínguas que se manifiestan en forma de hueso. Estos nódulos pueden surgir en la parte posterior del cuello o en la parte lateral detrás de la oreja, dependiendo del ganglio que se inflama, causando dolor e incomodidad al tacto.

Las ínguas pueden ser causadas por infecciones o inflamaciones como la inflamación de un diente, gripe, amigdalitis o la otitis por ejemplo, y no requieren tratamiento específico, ya que acaban pasando cuando la causa del problema es tradada. Por eso, para tratar la íngua debe consultar con el médico para que este pueda identificar y tratar lo que está provocando la inflamación de los ganglios linfáticos y apostar en el hogar y en la hidratación. Obtenga más información acerca de este problema en Íngua en el cuello.

Sin embargo, si pasado algún tiempo la íngua no disminuir de tamaño o se deja de sentir dolor, usted debe consultar con el médico ya que puede ser un síntoma de un problema más serio, como el Linfoma de Hodgkin o Sarcoidosis, por ejemplo.

2. Nódulo en la Tiroides

Cuando surge un hueso en la región anterior del cuello, esto puede indicar la presencia de un nódulo de la tiroides, que debe ser evaluado por un endocrinólogos. En general, los nódulos en la tiroides no causan síntomas, pero en algunos casos pueden causar dolor de garganta, hinchazón en el cuello, o la dificultad para respirar y tragar.

Cuando estos nódulos se presentan, es necesario consultar el endocrinólogos, para que se realicen exámenes de diagnóstico como la biopsia que identifican si el nódulo es benigno o si existe un riesgo de cáncer. Ver que los exámenes pueden ser indicados por el médico en el Hueso en el cuello puede ser Nódulo en la Tiroides.

Si el nódulo es benigno, puede no ser necesario un tratamiento, siendo sólo se recomienda su monitorización, a través de la realización de ultrassonografias y exámenes de sangre anuales. Por otro lado, si existe riesgo de cáncer, el médico comenzará el tratamiento adecuado, que puede incluir la toma de medicamentos como la Levotiroxina o de yodo radioactivo, y puede también ser necesaria la realización de la cirugía para la remoción del nódulo.

3. Contractura en el cuello

Las contracturas en el cuello pueden causar la aparición de un bulto doloroso en la parte de atrás del cuello y se presentan cuando el músculo se contrae de forma incorrecta y no puede volver a su estado normal cuando está en reposo. Generalmente este tipo de huesos son duros y vienen acompañados de dolor y molestias en la región afectada, existiendo también una limitación en los movimientos. Vea cómo identificar una contractura muscular haciendo clic aquí.

Para tratar una contractura muscular en la región del cuello, se recomienda tomar un baño de agua bien caliente, aplicar compresas calientes en la zona dolorida, masajear la zona con cremas anti-inflamatorias y hacer estiramientos que alargar así el cuello. Además, el uso de medicamentos para relajar los músculos como Miosan o Dorflex también puede ser beneficiosa para el tratamiento de la contractura.

Cuando las contracturas no pasan, empeorar o cuando provocan dolor persiste durante más de 7 días, se recomienda consultar a un médico o fisioterapeuta para tratar el problema.

4. Quiste Sebáceo

Otra posible causa que puede llevar a la aparición de un bulto en el cuello son los quistes sebáceos, que se forman sobre la piel debido a la acumulación de sebo.

Este tipo de nódulos o quistes miden generalmente pocos centímetros y no causan dolor, pero cuando están encendidos causan enrojecimiento, dolor y aumento de la temperatura en la región donde surgen. El tratamiento de estos bultos debe ser realizado por un dermatólogo, que puede indicar la realización de una pequeña cirugía para quitar el quiste. Más información sobre el tratamiento de Quiste Sebáceos haciendo clic aquí.

5. Cáncer en el Cuello

En los casos más graves, la aparición de un nódulo en el cuello puede indicar la presencia de cáncer y en estos casos el hueso viene acompañado de otros síntomas como ronquera, dificultad para tragar, sensación de bola en la garganta, engasgamento frecuente, pérdida de peso y malestar general.

En presencia de estos síntomas es recomendable que consulte a su médico tan pronto como sea posible, para que este pueda hacer el diagnóstico e indicar el mejor tratamiento.

Leave a Reply