5 consejos para evitar la interacción entre medicamentos

La interacción medicamentosa sucede cuando la absorción y la eliminación de un medicamento es afectada, cambiando el tiempo y la intensidad de su efecto en el cuerpo. De esta forma, la interacción medicamentosa no provoca la producción de una sustancia venenosa para el organismo, pero también es peligrosa, especialmente si el efecto del medicamento haya aumentado, provocando una sobredosis.

Este tipo de interacción es más común cuando se toma dos medicamentos diferentes juntos, que no deben ser mezclados, pero también puede ocurrir debido a la ingestión de alimentos, junto con algunos remedios y hasta debido a la presencia de enfermedades en el cuerpo, por ejemplo.

1. Entender para qué sirve cada medicamento

Conocer la razón por la cual se toma cada remedio es más importante que saber su nombre, ya que muchos medicamentos tienen nombres similares que pueden ser canjeados en la hora de preguntar al médico sobre el que se está tomando.

Así, al informar al médico es importante tratar de decir el nombre de los medicamentos, sino también decir, para qué sirven, porque así es más fácil identificar el remedio correcto, evitando que sea recetado un medicamento que pueda interactuar con los que ya se está tomando.

2. Aprenda a tomar cada medicamento

Antes de empezar a tomar cualquier medicamento, es importante preguntar a su médico la forma correcta de hacerlo, especialmente si se debe tomar con o sin comida. Esto porque varios medicamentos, como los utilizados en el tratamiento de la osteoporosis, tienen su efecto reducido si se ingieren menos de 30 minutos después de la leche, jugo o cualquier tipo de comida.

Por otro lado, algunos medicamentos, como los antibióticos o el Ibuprofeno, deben tomarse inmediatamente después de comer para evitar la irritación de las paredes del estómago.

3. Compra los medicamentos en la misma farmacia

Muchas veces, los medicamentos que se utilizan son prescritos por médicos de diferentes hospitales y clínicas también diferentes. De esta forma, las posibilidades de que exista un error en el registro de los medicamentos de cada persona es muy alto, lo que facilita una interacción medicamentosa.

Sin embargo, en algunas farmacias tienen un registro electrónico de los medicamentos vendidos a cada persona a lo largo del tiempo y, por eso, al comprar siempre en el mismo lugar existe una mayor garantía de que el farmacéutico identifique medicamentos que puedan interactuar y hacer saber acerca de este riesgo, indicando la mejor forma para tomar cada uno.

4. Evite el uso de suplementos

La mayor parte de los suplementos puede interactuar fácilmente con los medicamentos prescritos por el médico, principalmente debido a las altas cantidades de vitaminas y minerales que poseen.

Además, los suplementos pueden ser fácilmente adquiridos sin necesidad de una receta médica, lo que aumenta las posibilidades de que el médico no saber que se está tomando a la hora de prescribir un medicamento. De esta manera, los suplementos sólo deben ser usados cuando prescritos por un médico.

5. Haz una lista de los medicamentos que utiliza

Si ninguna de las sugerencias anteriores funcionan, puede ser útil escribir una lista con el nombre de todos los medicamentos que está utilizando, junto con el nombre del principio activo y el horario. Es importante no olvidar de agregar cualquier suplemento que se está utilizando también.

De Esta lista, siempre debe ser mostrada para el médico y el farmacéutico a la hora de empezar a utilizar un nuevo medicamento.

Algunos ejemplos de medicamentos que no deben ser consumidos juntos, son:

  • Corticoides y antiinflamatorios no deben ser tomados al mismo tiempo, especialmente cuando el tratamiento con corticoide dura más de 5 días. Algunos ejemplos de corticoides son Decadron y Meticorden y de anti-inflamatorios son Voltaren, Cataflan y Feldene.
  • Los Antiácidos y antibióticos no deben ser tomados al mismo tiempo, pues la antiácidos disminuye el efecto del antibiótico hasta en un 70%. Algunos antiácidos son Pepsamar y mylanta plus, y de antibiótico, Trifamox y cefalexina.
  • Remedio para adelgazar y antidepresivo solo deben ser tomados juntos bajo supervisión médica, ya que puede potenciar los efectos secundarios del otro. Algunos ejemplos son Deprax, Fluoxetina, Prozac, Vazy y remedios a base de sibutramina.
  • Inhibidor de apetito y antidepresivos también pueden ser peligrosos si se toman juntos, ya que pueden generar confusión mental y desencadenar psicosis y la esquizofrenia. Los ejemplos son: Inibex, Dualid, Valium, Lorax y Lexotan.

Para evitar este tipo de problema ningún remedio debe ser tomado sin supervisión médica. La sugerencia vale incluso para la ingesta de medicamentos y de fitoterápicos al mismo tiempo, ya que ellos también pueden ser peligrosos.

Leave a Reply