5 ejercicios para mejorar la dicción

La dicción es la forma como se articulan y pronunciadas las palabras y debe ser clara y precisa, debiendo para ello ser entrenada, corregida y mejorada.

Para tener una buena dicción, es necesario tener una respiración adecuada y hacer el calentamiento de los músculos de la cara y de la lengua, lo que puede lograrse haciendo algunos ejercicios. Estos ejercicios, además de mejorar la dicción, en el día a día, también mejoran la capacidad para quien quiere cantar de forma más clara.

Hay algunos ejercicios que ayudan a mejorar la dicción, que pueden ser hechos solo en casa o con la ayuda de un terapeuta del habla.

1. Ejercicios para relajar y fortalecer la musculatura facial

Algunas personas tienen dificultad para articular las palabras, ya que tienen los músculos de la cara tensos, como es el caso de los labios, la lengua y las mejillas, que es donde está el músculo bucinador.

Para relajar estos músculos, se pueden hacer muecas, bostezos, ejercicios de abrir y cerrar la boca con la mandíbula floja, acostarse con la lengua fuera y darte vuelta dentro de la boca con los labios cerrados y vibrar los labios y la lengua.

2. Hablar con la articulación cerrada

Un buen ejercicio para mejorar la articulación de las palabras en el día a día, es hablar con la articulación de la mandíbula cerrada. Para ello, se debe cerrar la boca y los dientes y leer un texto de un periódico o de un libro, moviendo sólo los labios y la lengua.

3. Hablar trabalenguas

Otra forma de mejorar la dicción, es hablar de traba-lenguas, como por ejemplo:

  • “En un nido de mafagafos hace siete mafagafinhos. Cuando la mafagafa gafa, gafam los siete mafagafinhos”
  • “La calle de adoquines es toda paralelepipedada.”
  • “Sabiendo lo que sé, y sabiendo lo que sabes y lo que no sabes y lo que no sabemos, ambos sabremos si somos sabios, saben o simplemente sabremos si somos sabedores.”

Para entrenar a estos y otros traba-lenguas, lo ideal es empezar a decir los de a poco y luego ir aumentando la velocidad, tratando de decir siempre las palabras de forma correcta y sin mezclar.

Este ejercicio también se puede hacer con un lápiz o un tapón entre los dientes.

4. Lectura de las vocales

Para tener una buena dicción, que es importante respetar a cada sonido que se emite, con una atención especial para las vocales. Para ello, se debe elegir un texto o la letra de una canción y hacer que la lectura sólo las vocales, manteniendo la sílaba tónica de las palabras:

Latireiel pau nel gatel tô tô
Mas el gatel tô tô
Nserán melrryr uyu ryu
Delna Chica ca
Admirelu-sy sy
Del byrrel, del byrrel quyel gatel dyo:
Mde la uai!”

De inicio se puede empezar de a poco y luego ir leyendo o cantando cada vez más rápido y también se puede ir aumentando el grado de dificultad de los textos.

5. Hacer gárgaras con agua

Al hacer gárgaras con agua o enjuague bucal, es posible trabajar la faringe, la base de la lengua y el cielo de la boca, que son los puntos articulatórios que se utilizan normalmente. Con este ejercicio, también se activan los movimientos del “serán”, “perro”, “grano”, “una”, haciendo que el sonido salga más de la parte del fondo de la boca, mejorando la pronunciación de las palabras.

Otra forma de mejorar la dicción es corregir la voz anasalada, abriendo más la boca para hablar, haciendo ejercicios para fortalecer los músculos y bajando más la lengua mientras se habla. Ver más sobre cómo corregir la voz anasalada.

Leave a Reply