5 formas sencillas de acabar con Flema en la garganta

El pigarro surge cuando hay moco en exceso en la garganta, y puede ser provocado por la presencia de inflamación de la garganta o sólo por una alergia, por ejemplo.

En general, la sensación de algo atascado en la garganta provocada por pigarro se debe a la irritación de la mucosa de la garganta o a la falta de fluidez del moco y, por lo tanto, para eliminar ese malestar se debe tratar de reducir esta irritación o hidratar más la mucosidad, para que salga fácilmente con la tos y no se quede pegado en las paredes de la garganta.

Algunas formas fáciles para hacer esto, son:

1. Hacer gargarejos con agua y sal

Los gargarejos son muy fáciles de hacer y ayudan a aliviar la irritación de la garganta, porque la sal ayuda a atraer a más agua a las paredes de la garganta, creando una barrera que además de hidratar también protege contra partículas de polvo que pueden irritar las mucosas.

Para hacer este gárgaras debe:

  1. Mezclar 1 cucharada de sal en medio vaso de agua tibia;
  2. Remover bien el agua hasta que la sal se disuelva completamente;
  3. Poner la mezcla en la boca y la inclinación de la cabeza hacia atrás;
  4. Hacer gargarejos con el agua por al menos 30 seg;
  5. Repetir los gargarejos hasta que toda el agua se haya terminado.

Esta técnica provoca un alivio rápido y, por tanto, puede ser usada siempre que el malestar es muy intenso, hasta 3 a 4 veces por día.

2. Pasar el aceite esencial de eucalipto en el pecho

El aceite esencial de eucalipto es una forma natural de liberar el moco pegado en la garganta y abrir las vías respiratorias, además de aliviar la irritación en la garganta, mejorando el malestar causado por el pigarro.

Para utilizar el aceite esencial se debe mezclar de 3 a 4 gotas en una cucharadita de aceite de coco y luego frotar la mezcla en el pecho. De inicio esta técnica puede causar una ligera sensación de tos, pero con el tiempo la tos va a reducir y aliviar la irritación de la garganta.

3. Tomar té de limón con miel

El limón tiene la capacidad de romper las moléculas de la mucosidad, lo que es más líquido y fácil de eliminar. Ya que la miel ayuda a crear una capa protectora en la garganta que reduce la irritación de la mucosa. De esta manera, este té es una excelente manera de aliviar la sensación de algo atascado en la garganta.

Para tomar este remedio casero se debe mezclar 2 cucharadas de jugo de limón 1 taza de agua hirviendo, agregar 1 cucharadita de miel, mezclar y beber así que amornar.

4. Hacer piscina con agua caliente

Las piscina son ideales para hidratar la mucosa de la garganta, pero también para liquidificar el pigarro atascado en la garganta, permitiendo que sea eliminado más fácilmente.

Para ello se recomienda:

  1. Colocar 1 a 2 litros de agua hirviendo en un tazón de fuente;
  2. Colocar una toalla por encima de la cabeza, tapando la cuenca;
  3. Respirar el vapor que sale de la cuenca.

Sin embargo, la nebulización también puede ser hecha con un aparato especial, conocido como nebulizador, en la cual el vapor es liberado directamente en una máscara facial. En el agua todavía se pueden mezclar unas gotas de aceite esencial de eucalipto, para obtener los beneficios de alivio de la irritación y hasta disminución de la tos, si está presente.

Echa un vistazo aún 4 tipos de piscina que se pueden hacer para tratar problemas respiratorios.

5. Beber 2 litros de agua

Aunque sea el consejo más simple, es una de las más eficaces en el alivio de la sensación de pigarro en la garganta, ya que hidrata las secreciones que están presas, permitiendo que sean eliminadas con la tos. Esta agua puede ser bebida en forma de té o agua de coco, por ejemplo.

Si te dificultad para beber agua, mira en este vídeo algunas técnicas para facilitar la ingesta de agua durante el día:

El pigarro es causado por el exceso de mucosidad en la garganta, lo que puede suceder por la irritación de la garganta o la alergia. Algunas de las causas más frecuentes incluyen:

  • La Gripe o resfriado;
  • Alergia;
  • Bronquitis;
  • Inflamación de la laringe o la faringe;
  • Sinusitis;
  • La neumonía.

Así, si el pigarro no mejora después de 3 días es importante ir al médico general, o neumólogo, para identificar si existe algún problema que necesita ser tratado con medicamentos específicos.

Algunos signos que pueden indicar que el pigarro está causado por otro problema y que es necesario ir al hospital incluyen la presencia de flema de color amarillento o verdoso, dificultad para respirar, dolor de garganta o fiebre baja, por ejemplo.

Leave a Reply