5 hábitos que aumentan el peso y causan enfermedades

Los errores alimentarios más comunes son el estar mucho tiempo sin comer, consumir muchas carnes y refrescos, comer pocas fibras y no leer las etiquetas de los alimentos. Estos malos hábitos alimentarios aumentan el riesgo de enfermedades como la obesidad, la diabetes, presión alta, enfermedades cardíacas y cáncer, pero existen estrategias que pueden ayudar a prevenir estos cambios.

Tener una alimentación sana y equilibrada ayuda a controlar el peso y mejorar el metabolismo del organismo, reduciendo la producción de grasa y de radicales libres, que son las principales sustancias causantes de enfermedades y envejecimiento prematuro.

1. Saltarse las comidas

Estar mucho tiempo sin comer es uno de los errores alimentarios más comunes y que más contribuyen al aumento de peso. Muchas personas dicen que no tienen tiempo o que se han de comer siempre van a engordar, pero hacer meriendas entre las comidas principales es esencial para el buen funcionamiento del cuerpo y para evitar engordar.

El intestino de quién salta comidas con frecuencia se prepara para absorber la mayor cantidad de nutrientes posible, mientras que el resto del cuerpo pasa a ahorrar energía. El resultado final es que se gasta menos calorías a lo largo del día, y cuando la persona exagera en la comida de alguna comida acaba guardando las calorías extras con más facilidad.

Cómo solucionar: Comer cada 3-4h ayuda a controlar la glucosa en la sangre, evitar el exceso de comida en las grandes comidas y mantener un metabolismo alto en el cuerpo.

2. Exagerar en las carnes

Comer mucha carne es un hábito común que trae daños a la salud como el aumento del colesterol y del ácido úrico. Las carnes, especialmente las rojas son ricas en grasas y normalmente su preparación lleva aún más grasas como el aceite y la mantequilla, además de harina de trigo y huevo para hacer milanesa.

Exceso de carnes rojas hace mal

Tocino y carnes embutidas como chorizo y salchicha son las peores opciones, ya que además de poseer más grasa y sal, también son ricos en conservantes, colorantes y potenciadores de sabor, aditivos que son tóxicos para el organismo y pueden irritar el intestino.

Cómo solucionar: preferir carnes blancas y pescados, y comer unos 120 g de carne por comida, que corresponde al tamaño de la palma de la mano.

3. Tomar refresco

Los refrescos son bebidas ricas en fructosa, un tipo de azúcar que aumenta el riesgo de resistencia a la insulina y la diabetes. Ellos también son ricos en ácidos que desmineralizam el esmalte de los dientes, favoreciendo la aparición de caries, y en gases que causan dolores abdominales, gases intestinales y gastritis.

Además, estas bebidas contienen sodio y cafeína, lo que provoca cambios en la presión arterial y la retención de líquidos. Ver otros daños de los refrescos en: Refrigerante hace mal.

Cómo solucionar: prefiere bebidas naturales como jugos sin azúcar, infusiones, agua y agua de coco.

4. Consumir pocas fibras

Las fibras están presentes principalmente en las frutas, verduras, semillas y alimentos integrales, pero estos alimentos han sido canjeados por productos industrializados ricos en carbohidratos, sal y grasas, como bocadillos de paquete y galletas rellenas.

Una dieta pobre en fibra aumenta la sensación de hambre, favorece el estreñimiento y aumenta el riesgo de enfermedades como el cáncer de colon. Además, ¿quién consume pocas fibras también tiene una alimentación pobre en vitaminas y minerales esenciales para la prevención de enfermedades como el cáncer y el envejecimiento prematuro. Vea cuáles son los alimentos ricos en fibras.

Cómo solucionar: comer por lo menos 3 frutas al día, poner la ensalada en las comidas principales y preferir alimentos integrales, como pan y arroz.

5. No leer el etiquetado de los alimentos

Los alimentos industrializados son ricos en grasas, azúcares y sal, ya que estos ingredientes son baratos y ayudan a aumentar la validez del producto. Por no leer las etiquetas, las personas no saben los ingredientes que se usan y no se dan cuenta de que están teniendo una alimentación perjudicial para la salud.

Una dieta rica en grasas, azúcares y sal favorece la aparición de enfermedades como la obesidad, la diabetes, la hipertensión y la aterosclerosis.

Cómo solucionar: leer la etiqueta de los alimentos para identificar la presencia de grasas, azúcares y sal. Vea cómo tomar buenas decisiones en: Como saber cuando no comprar un alimento y Alimentos ricos en azúcar.

Errores alimentarios más comunes de los adultos mayores

Los errores alimentarios cometidos por personas de edad avanzada perjudican aún más a la salud, porque en esa etapa de la vida el sistema inmunológico está debilitado y es más fácil tener enfermedades y complicaciones como infecciones y deshidratación, por ejemplo. En general, los principales errores alimentarios cometidos en esa etapa de la vida son:

  • Beber poca agua: los ancianos no tienen el control del agua corporal y no sienten la sensación de sed, por lo que es común la deshidratación en las personas mayores, lo que puede causar la piel y los labios secos, mareos y desmayos.
  • Saltarse las comidas: por cansancio o falta de habilidad, es común que los ancianos no hacer bocadillos y no alimentarse bien, lo que conduce a la pérdida de peso, debilidad muscular y mayor riesgo de tener enfermedades infecciosas como la gripe y la neumonía.
  • Añadir sal a las comidas: los ancianos se sienten menos el sabor de los alimentos, por tanto, tienden a poner más sal en la comida para compensar la falta del sentido del gusto, lo que favorece el aumento de la presión arterial.

Así, las personas mayores siempre deben tener agua o alimentos líquidos al alcance de la mano, para que puedan hidratarse a través de pequeños sorbos a lo largo del día, y deben hacer las comidas y los bocadillos incluso cuando no tienen hambre. Ellos también necesitan tener hierbas aromáticas a tu disposición para utilizar como condimentos de cocina, en sustitución de la sal, y siempre que sea posible, un adulto debe supervisar su alimentación para asegurarse de que el anciano tenga una adecuada nutrición.

Leave a Reply