5 principales causas de anisocoria y qué hacer

Anisocoria es un término médico usado para describir cuando las pupilas tienen tamaños diferentes, existiendo una que está más dilatada que la otra, pudiendo producir otros síntomas como sensibilidad a la luz, dolor o visión borrosa.

Normalmente, la anisocoria ocurre cuando existe algún problema en el sistema nervioso o en los ojos y, por eso, es muy importante ir rápidamente al médico o al hospital para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado.

También hay algunas personas que pueden presentar pupilas de diferente tamaño en el día a día, pero en estas situaciones, por lo general no es un signo de un problema, siendo sólo una característica del cuerpo. Así, la anisocoria sólo debe ser motivo de alarma cuando surge de un momento para el otro, o después de los accidentes, por ejemplo.

5 principales causas de anisocoria

Hay varias causas para el surgimiento de pupilas de diferente tamaño, sin embargo, las más comunes incluyen:

1. Los golpes en la cabeza

Cuando se sufre un golpe fuerte en la cabeza, debido a un accidente de tránsito o en un deporte de alto impacto, por ejemplo, se puede desarrollar un traumatismo craneal, en la que pequeñas fracturas surgen en el cráneo. Esto puede acabar provocando una hemorragia en el cerebro, lo que puede hacer presión sobre alguna región del cerebro que controla los ojos, originando la anisocoria.

Así, si la anisocoria surgir después de un fuerte golpe en la cabeza, puede ser un importante signo de hemorragia cerebral, por ejemplo. Pero en estos casos, también pueden aparecer otros síntomas como sangrado por la nariz o los oídos, dolor de cabeza intenso o confusión y pérdida de equilibrio. Más información sobre el traumatismo craneal y sus signos.

  • Qué hacer: se debe llamar inmediatamente ayuda médicoa, llamando al 192 y evitar mover el cuello, especialmente después de los accidentes de tránsito, ya que también puede haber lesiones en la columna vertebral.

2. La migraña

En varios de los casos de migraña, el dolor puede acabar afectando a los ojos, lo que puede provocar no sólo la caída de una de los párpados, pero también la dilatación de las pupilas.

Normalmente, para identificar si la anisocoria está siendo provocada por una migraña, es necesario evaluar si están presentes otros signos de la migraña como dolor de cabeza muy intenso, especialmente de un lado de la cabeza, visión borrosa, sensibilidad a la luz, dificultad de concentración o la sensibilidad a los ruidos.

  • Qué hacer: una buena forma de aliviar el dolor de la migraña consiste en reposar en un cuarto oscuro y silencioso, para evitar estímulos externos, sin embargo, también existen algunos remedios que pueden ser recomendados por el médico en caso de que la migraña es frecuente. Otra opción es tomar un té de artemisia, ya que es una planta que ayuda a aliviar mucho el dolor de cabeza y migraña. Ver cómo preparar este té.

3. La inflamación del nervio óptico

La inflamación del nervio óptico, también conocido como neuritis óptica, puede ser debido a varias causas, pero generalmente aparece en personas con enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, o con infecciones virales, como varicela o la tuberculosis. Cuando surge, esta inflamación impide el paso de información del cerebro para el ojo y, en caso de que afecte sólo un ojo, puede conducir a la aparición de anisocoria.

Otros síntomas frecuentes en casos de inflamación del nervio óptico incluyen la pérdida de visión, dolor para mover el ojo y hasta dificultad para distinguir los colores.

  • Qué hacer: la inflamación del nervio óptico necesita ser tratada con corticoides indicados por el médico y, por lo general, el tratamiento debe ser iniciado con inyecciones directamente en la vena. De esta forma, se aconseja ir al hospital inmediatamente, en caso de que los síntomas de cambios en el ojo surjan en personas con enfermedades autoinmunes o con una infección viral.

4. Tumor cerebral, aneurisma o un DERRAME cerebral

Además del trauma craneal, cualquier alteración cerebral como un tumor se desarrolla, un aneurisma o un DERRAME cerebral, puede causar presión sobre una parte del cerebro y acabar cambiando el tamaño de las pupilas.

Así, si dicha modificación surgir sin motivo aparente, o si se acompaña de síntomas como hormigueo en alguna parte del cuerpo, sensación de mareo o debilidad en un lado del cuerpo, se debe ir al hospital.

  • Qué hacer: siempre que existe la sospecha de una alteración cerebral se debe ir al hospital para identificar la causa e iniciar el tratamiento más adecuado. Ver más sobre el tratamiento del tumor cerebral, aneurisma o un DERRAME cerebral.

5. Pupila de Adie

Esta es una enfermedad bastante rara en la cual una de las pupilas no reacciona a la luz, quedando constantemente dilatada, como si estuviera siempre en un lugar oscuro. Así, este tipo de anisocoria puede ser más fácilmente identificado cuando se está expuesto al sol o cuando se toma una fotografía con flash, por ejemplo.

Aunque no es un problema grave, puede causar otros síntomas como visión borrosa, dificultad para enfocar, sensibilidad a la luz y dolor de cabeza frecuente.

  • Qué hacer: esta enfermedad no tiene un tratamiento específico, sin embargo, el oftalmólogo puede recomendar el uso de gafas con el grado para corregir la visión borrosa y borrosa, así como el uso de gafas de sol para proteger contra la luz del sol, la reducción de la sensibilidad.

Cuando ir al médico

En casi todos los casos de anisocoria se aconseja consultar a un médico para identificar la causa, sin embargo, puede ser una emergencia cuando surgen signos como:

  • Fiebre por encima de 38;
  • Dolor al mover el cuello;
  • Sensación de mareo;
  • Pérdida de la visión.

En estos casos, debe ir rápidamente al hospital, ya que estos síntomas pueden indicar una infección o problemas más graves, que no pueden ser tratado en el consultorio del médico.

Leave a Reply