5 Remedios Caseros para el Alivio del Dolor

Aceite esencial de lavanda, aceite de ajo o aceite esencial de clavo de la india, son algunas de las opciones naturales que pueden ser utilizados en el alivio del dolor de cabeza, dolor de muelas o dolor de oído, por ejemplo.

Dependiendo del tipo de dolor sentido, existen varios remedios caseros que pueden ser usados, por lo que vea algunas de nuestras sugerencias:

1. El aceite de lavanda para el Dolor de Cabeza

El dolor de cabeza puede tener diversas causas, como cambios en la alimentación, tensión muscular, falta de hidratación o exceso de estrés, y por eso ella puede surgir cuando menos se espera.

Una excelente forma natural para aliviar los dolores de cabeza es a través de la aromaterapia con aceite esencial de lavanda, que ayuda a calmar los dolores de cabeza causados por el estrés y la tensión muscular. Más información en Para qué Sirven las Flores de Lavanda. Otro aceite esencial que puede ser utilizado en este tratamiento es el aceite de Romero, que también sirve para aliviar el dolor de cabeza y migraña.

Además, las auto-masajes en las sienes, el cuello y el cuero cabelludo también son buenas opciones para aliviar el dolor de cabeza sin usar remedios, para ello sólo tienes que hacer y como se indica en este vídeo por nuestra fisioterapeuta:

2. Aceite de Clavo para el Dolor de Muelas

El dolor de dientes debe ser siempre tratada en el dentista para evitar futuras complicaciones, pero mientras esperas la consulta el aceite esencial de Clavo es una excelente opción para aliviar el dolor y la inflamación. Para ello, basta con hacer ping a 2 gotas de aceite directamente sobre el diente afectado, o sobre un algodón que debe ser colocado sobre el diente.

Este aceite tiene propiedades anti-inflamatorias, analgésicas y antisépticas que ayudan a reducir el desarrollo de microorganismos y reducen el dolor y la inflamación.

Además, también se puede tratar el dolor con hielo, siendo en este caso indicado poner hielo sobre la zona dolorida de la mejilla durante 15 minutos, repitiendo este proceso de 3 a 4 veces por día.

3. Agua caliente para el Dolor de Espalda

El dolor de espalda puede ser causado por una mala postura, contracturas o cansancio provocado por dormir pocas horas, y este puede ser aliviada mediante el uso de una bolsa de agua caliente.

Para ello, basta con acostarse y colocar una bolsa de agua caliente en la región que está dolorida durante 20 minutos, de forma a relajar los músculos y aumentar la circulación de sangre local.

Después de este tiempo, es conveniente realizar algunos estiramientos simples, de forma a alargar los músculos y reducir el malestar. Ver algunos ejercicios de estiramiento que puede hacer en 6 ejercicios de estiramiento para el Dolor de Espalda.

Ver otros consejos para aliviar el dolor de espalda, viendo este vídeo de nuestra fisioterapeuta:

4. Aceite de Ajo para el dolor de Oído

Cuando el dolor de oído es causada por la acumulación de secreciones después de un resfriado o la gripe, es posible que exista una pequeña infección, y por lo tanto un remedio casero con aceite de oliva y ajo puede ser la solución. Para ello, es necesario preparar el aceite de ajo, de la siguiente forma:

  • Aplastar la cabeza de ajo fresco y colocar en una olla, cubriendo luego con aceite de oliva;
  • Deja al fuego durante 1 hora, apagar el fuego y dejar que la mezcla se enfríe;
  • Después cuele la mezcla con un colador de café de paño o un filtro de papel y reservar en un tarro de cristal en la nevera.

Para utilizar el aceite de ajo es conveniente calentar una pequeña cantidad de una cuchara de metal, colocando a continuación 2 o 3 gotas en un trozo de algodón. Por fin, exprima el exceso y coloque la bola de algodón en el oído, dejando actuar durante 30 a 60 minutos.

5. Té de Manzanilla para el Dolor de Garganta

El dolor de garganta surge muchas veces durante una gripe o resfriado y muchas veces viene acompañada de ronquera, molestias e irritación. Para aliviar el dolor de garganta, usar el té de manzanilla para hacer gargarejos es una excelente opción, ya que la manzanilla es una planta medicinal con acción antiinflamatoria y antibacteriana.

Para ello, sólo tiene que preparar un té de manzanilla agregar 2 a 3 cucharaditas de flores secas de Manzanilla en una taza de agua hirviendo, dejando reposar durante 5 a 10 minutos. Pasado ese tiempo, el té debe ser batir y se utiliza para realizar gargarejos, varias veces al día.

Además, la miel con propóleo es otra opción para aliviar el dolor de garganta, una vez que esta mezcla tiene propiedades cicatrizantes, antibacterianas y que ayudan en la regeneración de los tejidos.

Leave a Reply