5 situaciones en las que el sexo debe ser evitado

Son pocas las situaciones en las que el sexo está contraindicado, especialmente cuando ambos miembros de la pareja son saludables y mantienen una relación fiel y larga. Sin embargo, hay algunos problemas de salud que pueden necesitar una pausa en la actividad sexual, especialmente para facilitar la recuperación.

Aunque la actividad sexual es una duda más frecuente en el caso de mujeres embarazadas o pacientes con enfermedades cardiovasculares, el sexo rara vez está contraindicado en estas situaciones y puede ser mantenido sin riesgo para la salud.

Ver cuando el contacto se debe evitar en el embarazo.

1. Dolor durante el sexo

Este es un problema más común en las mujeres y puede ser causado por diversos factores, como las infecciones, heridas en la muscosa de los órganos genitales o incluso debido a las alteraciones psicológicas, como la depresión o la falta de deseo sexual.

En estos casos, se aconseja consultar a un urólogo o a un ginecólogo para identificar el problema e iniciar el tratamiento adecuado, evitando así el agravamiento o hasta su transmisión para el socio, en el caso de infecciones, por ejemplo.

2. Tratamiento de DST’s

Durante el tratamiento de cualquier enfermedad de transmisión sexual es evitar el contacto íntimo, incluso con el preservativo, no sólo para disminuir las posibilidades de contaminar el socio o la socia, sino también para facilitar la recuperación.

En la mayor parte de los casos, el tratamiento debe ser realizado por ambos socios y la actividad sexual sólo debe iniciarse después de indicación médica, y cuando ambos hayan terminado el tratamiento.

3. Heridas o traumas en la región íntima

Además de aumentar el riesgo de transmisión de enfermedades sexuales, las heridas en la región íntima pueden agravar o infeccionar después de la relación sexual, debido a la fricción causada por la ropa o por los movimientos corporales.

Así, se aconseja consultar a un médico general para iniciar el tratamiento de las heridas y evaluar si también pueden ser señal de una enfermedad de transmisión sexual, especialmente si están hinchadas, muy doloridas y con enrojecimiento intenso.

4. Infección urinaria

La infección urinaria, por sí solo, es un problema muy doloroso que provoca mucho malestar incluso en las situaciones más simples del día a día, como caminar o orinar. De esta forma, el dolor provocado durante una relación íntima es mucho más intensa.

Además, los movimientos bruscos durante el sexo pueden provocar pequeñas heridas en la uretra, lo que facilita el desarrollo de bacterias y puede empeorar la infección urinaria. Así, se aconseja esperar al final de la infección urinaria para volver a tener contacto íntimo.

5. Sistema inmune debilitado

Las personas que tienen el sistema inmune debilitado debido a las enfermedades virales, como la gripe o el dengue, pueden tener una recuperación más lenta si mantienen el contacto íntimo durante el tratamiento, ya que este tipo de actividad provoca un esfuerzo físico que deja el cuerpo más cansado, dificultando el proceso de recuperación.

Además, las personas con enfermedades crónicas que debilitan el sistema inmune, como el VIH, deben tener cuidado durante las relaciones, utilizando siempre preservativo para evitar pasar la enfermedad y aprender otras.

Leave a Reply