5 ventajas de correr en la cinta

Correr en la cinta del gimnasio o en casa es una forma fácil y efectiva de hacer ejercicio físico, ya que requiere poca preparación física y mantiene los beneficios de la carrera, como el aumento de la resistencia física, la quema de grasa y el desarrollo de varios grupos musculares como piernas, espalda, abdominales y glúteos.

Aunque la carrera pueda ser hecha en el exterior sin ningún aparato, correr en la cinta tiene otras ventajas, como permitir la práctica de actividad física en los días de lluvia, por ejemplo.

Vea aquí un ejemplo de entrenamiento para correr 15 km en la cinta o en la calle.

Otras ventajas de correr en la cinta incluyen:

  1. Mayor seguridad: correr en el interior con una cinta reduce el riesgo de accidentes, como poner el pie en un agujero o accidentes de tránsito, el aumento de la seguridad;
  2. Correr a cualquier hora del día: se puede utilizar la cinta a cualquier hora del día y, por eso, es posible quemar grasa incluso después de terminar las tareas del día a día, incluso de noche;
  3. Mantener el ritmo: en la estera es posible regular la velocidad constante de la carrera, evitando que la carrera sea muy lenta a lo largo del tiempo;
  4. Regular el tipo de piso: la estera, además de regular la velocidad, también permite dificultar la carrera, lo que permite correr en suelos más pronunciadas, como si estuviera corriendo en una montaña;
  5. Controlar el ritmo cardiaco: en general las orugas tienen aparatos que ayudan a medir la frecuencia cardíaca a través del contacto de la mano con la barra de seguridad, por ejemplo, y así es posible evitar problemas cardíacos, como taquicardia.

Además, correr en la cinta durante 30 minutos, 3 a 4 veces por semana, mejora los hábitos de sueño, aumenta los niveles de energía y previene contra los problemas cardiovasculares, como la hipertensión o infarto, porque reduce los niveles de colesterol en la sangre y disminuye la presión arterial.

Para correr en la cinta sin que se lastimen o renunciar, por causa de dolores o lesiones musculares, algunos consejos simples incluyen:

  • Empezar con un calentamiento de 10 minutos, alarga los brazos y las piernas.
  • Empezar a correr a una velocidad más baja, aumentando cada 10 minutos, por ejemplo;
  • Colocar el tronco recto y mantener la mirada dirigida hacia adelante;
  • No sostener en la barra lateral de seguridad;
  • Evitar la inclinación de la cinta en exceso, especialmente en los primeros días.

Correr en la cinta es una actividad fácil y, normalmente, sin peligro, sin embargo, se recomienda utilizar el aparato, bajo la orientación de un profesor de educación física o fisioterapeuta, evitando agravar problemas de salud, como la artritis o sobrecarga cardíaca.

Además, cuando la persona está con un peso por encima de lo normal, debe tener cuidados especiales, como calcular las pulsaciones cardíacas o fortalecer la musculatura, por ejemplo, para prevenir las complicaciones cardíacas o desgaste de las articulaciones. Más información en: 7 consejos para correr cuando se está por encima del peso.

Leave a Reply