6 causas de sudor frío

El sudor frío es una reacción del organismo que se produce generalmente para proteger de situaciones peligrosas o en casos en los que hay falta de oxígeno, siendo muy común que en situaciones como la hipoglucemia, hipotensión, ansiedad, hipoxia, infección generalizada y golpes.

Así, siempre que este síntoma es recurrente, se debe consultar a un médico general para evaluar si existe algún problema que pueda estar en su origen, iniciando el tratamiento más adecuado. Algunas de las causas más comunes incluyen:

1. Hipoglucemia

La hipoglucemia suele ocurrir cuando los niveles de azúcar en la sangre caen por debajo de 70 mg/dl, provocando síntomas como sudores fríos, dolor de cabeza, mareo, visión borrosa, confusión mental, debilidad, malestar, náuseas o somnolencia. Ver más síntomas que pueden ocurrir durante un episodio de hipoglucemia.

Para saber cuáles son los valores de glucosa en sangre se puede hacer una prueba rápida con el dispositivo de mano que normalmente es utilizado por los diabéticos.

Qué hacer: los primeros síntomas de la hipoglucemia, la persona debe sentarse lo antes posible e ingerir alimentos ricos en azúcar o hidratos de carbono de fácil digestión, como por ejemplo un jugo de fruta, una bala o un pastel. Si los síntomas persisten, o la persona a desmayar, se debe poner un poco de azúcar debajo de la lengua y buscar el puesto de socorro para obtener ayuda médica.

2. Hipotensión

Cuando se produce hipotensión arterial, más conocida por presión baja, puede haber una disminución de oxígeno que llega al cerebro y en algunos órganos, pudiendo no sólo provocar sudores fríos, pero también mareos, palpitaciones, debilidad, visión borrosa, malestar, palidez o desmayo.

Qué hacer: durante una crisis de hipotensión, la persona debe tratar de elevar las piernas de manera que queden en una posición por encima del tronco y de ingerir líquidos. Aprende lo que puedes hacer para evitar tener presión baja.

3. El estrés y la ansiedad

En situaciones de estrés y ansiedad, el organismo reacciona produciendo sudores fríos principalmente en la frente, manos, pies y axilas. Además de estos síntomas, la persona que sufre de ansiedad también puede sentir la tensión muscular, malestar, náuseas, ansia de vómitos, palpitaciones y temblores. Ver otros síntomas que puede tener en situaciones de ansiedad.

Qué hacer: hay algunas formas que pueden ayudar en el control de la ansiedad como recibir un masaje relajante o tomar un baño caliente, tomar remedios naturales como el té de manzanilla o jugo de fruta de la pasión. En los casos más graves en los que es difícil controlar la ansiedad, puede ser necesario el asesoramiento psicológico o incluso medicamentos que pueden ser recetados por el médico.

4. Disminución del oxígeno

En casos de hipoxia, que es la disminución de la oferta de oxígeno a los tejidos del cuerpo, pueden producirse síntomas como sudores fríos, falta de aire, debilidad, confusión mental, mareos, taquicardia y, en los casos más graves mareos, y coma, que pueden llevar a la muerte, por eso se debe ir a la sala de emergencias con urgencia mal se produzcan los primeros síntomas.

La disminución de oxígeno puede producirse en situaciones en las que la circulación de la sangre es pobre, en casos de intoxicación, cuando se está en lugares con altitudes superiores a los 3000 metros, en personas con enfermedades pulmonares o con anemia.

Qué hacer: el tratamiento consiste en el uso de la máscara de oxígeno para normalizar los niveles en la sangre y en la resolución de la causa de la hipoxia con tratamientos específicos como la nebulización para el asma, los medicamentos para mejorar el funcionamiento de los pulmones o el corazón, tratamientos para la anemia o antídotos para los envenenamentos, por ejemplo. En casos graves, puede ser necesario el uso de la respiración artificial.

5. Una infección generalizada

La infección generalizada o la sepsis es una infección por bacterias, virus u hongos que afecta a varios órganos del cuerpo, pudiendo llevar a la quiebra y dificultando la oxigenación, pudiendo provocar sudores fríos, fiebre alta, temblores, caída de presión o taquicardia.

Qué hacer: el tratamiento para la infección generalizada consiste en la toma de antibióticos, analgésicos y anti-inflamatorios y en la reposición de líquidos. Sin embargo, estas medidas pueden no ser suficientes, pudiendo ser necesaria la respiración artificial en una unidad de cuidados intensivos.

6. Choque

Durante un estado de choque, que puede ocurrir debido a un gran trauma, golpe, una reacción alérgica o un accidente, puede producirse una caída de oxígeno impidiendo que los órganos de recibir la cantidad suficiente que necesitan para funcionar, pudiendo causar síntomas como sudores fríos, palidez, aumento de la frecuencia del pulso, náuseas y vómitos, debilidad, mareos o ansiedad.

Qué hacer: la persona que entra en un estado de shock que puede o no ser consciente, pero en todos los casos lo aconsejable es ir a uno de los primeros auxilios.

Leave a Reply