6 cuidado para tratar el piercing inflamado

El piercing inflamado ocurre cuando hay un cambio en el proceso de cicatrización de la herida, causando dolor, hinchazón y enrojecimiento por encima de lo normal después de perforar la piel.

El tratamiento del piercing inflamado debe, de preferencia, ser orientado por un enfermero o médico general, de acuerdo con el tipo de herida y el grado de la inflamación, siendo recomendado mantener el lugar limpio y seco, evitando la humedad y el sudor, además del uso de medicamentos anti-inflamatorios y antibióticos.

Así, los principales cuidados que se debe tener son:

  1. Lavar el lugar alrededor de 2 veces al día, con agua y jabón, que puede ser neutro o antibacteriano, y, a continuación, secar con una toalla o gasa limpia.
  2. Evitar dejar la región húmeda, con el sudor o la acumulación de secreción, usando ropas livianas y mantener el lugar seco;
  3. Evitar la fricción del piercing con ropa o accesorios;
  4. Limpiar el lugar con suero fisiológico y algodón. También puede utilizarse una solución casera, hecha con 250 ml de agua limpia y tibia con 1 cucharadita de sal;
  5. Tomar medicamentos antiinflamatorios, como el ibuprofeno, nimesulida o ketoprofeno, por ejemplo, ayudan a mejorar el dolor y la hinchazón;
  6. Tener cuidado con la alimentación, ya que existen tipos de comida que pueden dificultar la cicatrización, como dulces, refrescos, frituras y embutidos. Alimentos anti-inflamatorios pueden ayudar en el tratamiento del piercing inflamado, como el azafrán y el ajo, por ejemplo. Sepa cuáles son los alimentos que ayudan a combatir la inflamación.

Cuando la inflamación no mejora con estos cuidados, se recomienda consultar a un médico general, ya que puede ser necesario iniciar el tratamiento con antibióticos en comprimido, como cefalexina, o en pomada, como Diprogenta o Trok-G, por ejemplo.

En el caso de los piercings encendido en la boca, como en la lengua o en los labios, además de estos cuidados, es importante hacer una alimentación con alimentos blandos para ayudar a disminuir el malestar y el dolor. Ver un ejemplo de menú con alimentos blandos.

No se debe utilizar productos como la miel, sábila o otras pomadas caseras, ya que pueden acumular suciedad en la región y trastorno de la cicatrización. Productos como el alcohol, yodo o agua oxigenada, por causa irritación, sólo deben ser utilizados en casos de heridas mayores que necesitan de apósitos, orientados por el enfermero o médico general.

Cómo saber si está inflamado

Después de hacer un piercing, ya sea en el ombligo, la nariz, la oreja o en la boca, es normal que tenga un aspecto inflamado por alrededor de 2 días, con hinchazón localizado, enrojecimiento, secreción transparente y un poco de dolor. Sin embargo, algunos signos que pueden indicar que está pasando una inflamación exagerada, o incluso una infección, como:

  • Enrojecimiento o hinchazón que no mejoran en 3 días;
  • Aumento de la zona roja e hinchada para la piel alrededor;
  • Dolor muy intenso o insoportable;
  • Presencia de pus, secreción blanca, amarillenta o verdosa, o sangre en el lugar;
  • Presencia de fiebre o malestar.

En la presencia de estos signos y síntomas, se debe buscar el socorro, para que se inicie el tratamiento con anti-inflamatorios y antibióticos prescritos por el médico general.

Cómo evitar la inflamación

Para evitar la inflamación del piercing, es importante no rozar la ropa o accesorios en el lugar, evitar la acumulación de sudor o secreción, manteniendo el lugar limpio y seco y no entrar en piscinas, lagos o al mar, mientras que la herida no está cicatrices. Al limpiar el lugar, es recomendable meterse en la joya un poco, de forma cuidadosa y con las manos siempre limpias, para evitar la acumulación de secreciones que pueden facilitar la infección.

Además, la colocación del piercing debe ser hecha siempre en un lugar de confianza, ya que el uso de material contaminado puede causar serias infecciones. Ver más sobre las formas correctas de tratar el piercing y evitar una infección.

Leave a Reply