6 formas de tratar la hernia de disco con Fisioterapia

La fisioterapia es excelente para el tratamiento de la hernia de disco y puede ser hecha con ejercicios de estiramiento y fortalecimiento, equipos electrónicos, el uso de una compresa caliente. Otras técnicas que pueden ser útiles son el Pilates, hidroterapia, ROL y la tracción en la columna, por ejemplo.

Las sesiones pueden ser realizadas diariamente con descanso los fines de semana, cuando la persona está sintiendo mucho dolor, pero puede ser realizada sólo 1 o 2 veces por semana, cuando el dolor surgir solamente en ciertas situaciones, como al bajar o levantar algún peso del suelo, por ejemplo.

Beneficios de la fisioterapia en la hernia de disco

El tratamiento fisioterapéutico para hernia discal tiene como beneficios:

  • Alivio del dolor de espalda y el dolor irradiada para los brazos o las piernas, por ejemplo;
  • Aumento de la amplitud de los movimientos.
  • Mayor resistencia física;
  • Evitar la cirugía en la columna;
  • Disminuir la toma de medicamentos para el control del dolor.

La hernia de disco se produce cuando el disco que se encuentra entre las vértebras de la columna están dañados y pueden causar la compresión de la raíz de un nervio, por ejemplo. Por lo general antes de descubrir la hernia, aproximadamente 10 años antes hubo algo de dolor en la columna. Las regiones de la columna más afectadas son la cervical y la lumbar.

6 formas de tratar la hernia de disco

Dentro de la fisioterapia pueden utilizar diversos recursos para combatir el dolor y traer de vuelta el equilibrio y bienestar de la persona que tiene hernia de disco. Algunas posibilidades de tratamiento para personas con intenso dolor son:

1. Uso de equipos electrónicos

Aparatos como los ultrasonidos, corriente galvánica, TIENES y láser pueden ser usados como anti-inflamatorios que ayudan a aliviar los síntomas, disminuyendo el dolor y las molestias en la columna. Ellos deben ser aplicados de acuerdo a la necesidad que la persona tiene, y su tiempo de actuación varía entre los 8 a los 25 minutos, por cada área de tratamiento.

2. Calor

Es otra forma de aliviar el dolor de espalda y preparar el cuerpo para un masaje, ya que aumenta la circulación sanguínea y la llegada de nutrientes a los tejidos. El calor puede ser utilizado con becas o toallas térmicas o luz infrarroja, por ejemplo, durante cierta de 20 minutos.

3. Estiramientos

Los ejercicios de estiramiento son indicados desde el inicio de las sesiones de fisioterapia que es importante para aumentar la flexibilidad, normalizando el tono de los músculos y reorganizar las fibras musculares siendo también excelentes para mejorar la postura corporal en el día a día.

Elongación para hernia de disco lumbar

4. Ejercicios

Están indicados para cuando la persona no presenta dolor agudo y ayudan a fortalecer los grupos musculares que se encuentran débiles o desequilibrados. Hay varios tipos de ejercicios que pueden ser utilizados, como los de Reeducación postural global, Pilates Clínico y la Hidroterapia, por ejemplo, siendo que estos 2 últimos también pueden ser usados como actividad física.

Los ejercicios de ROL son fríos, pero son de gran ayuda, siendo una de las mejores opciones para evitar tener que hacer una cirugía para hernia de disco. Ya los ejercicios de Pilates son especialmente indicados porque fortalecen los pequeños músculos, pero muy importante que mantiene las costas derechas y la fuerza del abdomen, que también protege la columna. La hidroterapia se lleva a cabo dentro de la piscina, siendo orientada por un fisioterapeuta y consiste en ejercicios que implican correr dentro del agua e incluso nadar.

En este vídeo os recomendamos algunos ejercicios para la ciática, que están indicados en caso de hernia de disco:

5. Tracción cervical o lumbar

Este es un tipo de tratamiento que puede ser realizado de forma manual, donde el fisioterapeuta segura firmemente el cuello de la persona, que se encuentra acostada en una camilla, manteniendo toda la columna alineada y tira de la cabeza verticalmente, para promover una liberación de la tensión entre las vértebras, lo que aumenta la hidratación del disco vertebral y, a veces, su retorno a la ubicación original. La tracción de la columna también puede realizarse en equipos específicos que actúan de la misma forma, tracionando el cuello en una dirección y la lumbar en la dirección opuesta, manteniendo la tracción durante 20 a 30 segundos, durante unos 5 a 10 repeticiones, por ejemplo.

6. Técnicas de manipulación

Las técnicas de manipulación pueden ser realizadas en la columna y sirven para disminuir la presión sobre la columna, realinear todas las estructuras del cuerpo y a menudo causan sensación de mayor ligereza y la facilidad de realizar los movimientos. Esta técnica está especialmente indicada para cuando la persona presenta dificultad para realizar ciertos movimientos porque se siente ‘pegado’.

Cada sesión de terapia debe ser individualizada y dura alrededor de 1 hora, pero además ciertos ejercicios deben ser realizados en casa, cuando designados por el fisioterapeuta.

Cuidado en el día a día

La persona que tiene una hernia cervical o lumbar necesita de algunos cuidados que pueden ayudar en el alivio del dolor, como:

  • Evitar permanecer más de 2 horas sentado o acostado, siempre que no se para durante el sueño;
  • Dormir en la posición correcta de la columna;
  • Al descargar para recoger algo del suelo, siempre doblar las piernas en lugar de doblar el cuerpo hacia delante;
  • Prefiere mantenerse en movimiento para disminuir la rigidez de la columna, puede ser caminar o andar en bicicleta, por ejemplo;
  • Prefiero un colchón firme, que apoye la mejora de la columna, evite también sentarse en los sofás y las sillas muy lindo y bajas;
  • Alimentos anti-inflamatorios, como el jengibre y el salmón, son los más indicados siempre que está en crisis de la columna.

Echa un vistazo a estos y otros consejos en el siguiente vídeo:

Ejercicios como saltar la cuerda o las clases de salto en la academia de gimnasio no son los más aconsejados, ya que pueden favorecer la compresión del disco, dando inicio a un nuevo marco de dolor. Ya que los ejercicios en el agua como gimnasia acuática son los más indicados porque dentro del agua el cuerpo se vuelve más ligero, no tienen tanto impacto en las articulaciones y en la columna.

Leave a Reply