6 señales de trastornos hormonales

Los problemas hormonales y el desequilibrio de la hormona son muy comunes y pueden provocar varios síntomas de exceso de hambre, irritabilidad, fatiga excesiva o insomnio.

Aunque este tipo de problemas es más común en las mujeres, debido a las etapas normales de la vida como la menopausia, la menstruación o el embarazo, también pueden afectar a los hombres, especialmente después de los 50 años debido a la andropausia.

Además, los niveles hormonales pueden variar debido a los patrones de sueño, exceso de estrés o una dieta desequilibrada, es importante estar atentos a algunas señales.

1. Dificultad para conciliar el sueño

La dificultad para conciliar el sueño es más común en las mujeres debido a la disminución de la concentración de la hormona femenina progesterona. Una de las propiedades naturales de esta hormona es ayudar al cuerpo a relajarse, facilitando que la persona tome en el sueño durante la noche.

Así, cuando existe un desequilibrio hormonal que afecta a esta hormona, la mujer puede tener más dificultad para dormir y puede hasta sentirse más agitada y ansiosa durante el día.

Qué hacer: Es recomendable que la persona busque la orientación de endocrinología o del ginecólogo para que se le pida un examen de sangre para verificar los niveles de progesterona en la sangre y, así, iniciar el tratamiento adecuado. Normalmente, cuando la concentración de progesterona es baja, se recomienda que se haga la reposición hormonal, que puede ser hecha con medicamentos que contiene progesterona en su forma natural.

2. Exceso de hambre

Las hormonas controlan muchas de las funciones del organismo, siendo que una de ellas es la sensación de hambre. Por eso, cuando algunas hormonas, como la grelina, están más altos que otros, como la oxintomodulina y la leptina, por ejemplo, es posible sentir más hambre, incluso después de haber almoçado o cenado.

Qué hacer: Es importante ir al endocrinólogos para que se analicen cuáles son los niveles de las hormonas reguladoras del apetito y, por tanto, trazar estrategias para que exista la regulación de estos niveles hormonales. Así, se recomienda consultar a un nutricionista, para que sea posible seguir una dieta saludable y que ayuda a regular los niveles hormonales, además de la realización de actividades físicas.

3. La mala digestión y otros problemas digestivos

Aunque no es un signo directo de los cambios hormonales, los problemas digestivos, como el exceso de gases y la mala digestión, pueden indicar que se está comiendo más de lo normal o ingerir muchos productos industriales. Y eso, normalmente ocurre cuando existe un desequilibrio de las hormonas del hambre o de la progesterona y la testosterona, por ejemplo.

Además, en caso de hipotiroidismo, también puede suceder digestión más lenta y la sensación de estómago lleno por más tiempo, ya que la disminución de las hormonas de la tiroides reducen la velocidad de funcionamiento de todo el cuerpo.

Qué hacer: en Estos casos, es necesario ir al endocrinólogos, para que sean solicitados exámenes que puedan identificar la causa de la mala digestión. Cuando es causada por un cambio en la producción de hormonas tiroideas, es recomendado por el médico para la realización de reemplazo hormonal, que se hace con el medicamento Levotiroxina, que contiene la hormona T4, que debe ser consumido conforme a la orientación del médico.

Es necesario, también, consultar con el nutricionista para comprobar qué alimentos son más adecuados y que alivian los síntomas de la mala digestión y que puedan ayudar a tratar la causa de la alteración hormonal.

4. Cansancio excesivo durante el día

Las hormonas tiroideas controlan el metabolismo y, por lo tanto, si hay una reducción en su producción, el cuerpo comienza a funcionar más lentamente, reduciendo el ritmo cardíaco y hasta el funcionamiento mental.

Así, es posible tener menos energía y sentir cansancio durante el día, además de dificultad para pensar y concentrarse.

Qué hacer: Cuando hay cambio en la producción de hormonas tiroideas, el endocrinólogos indica la reposición hormonal con la hormona T4 y la realización de exámenes tiroideas normales. Además, es importante prestar atención a la alimentación, evitar el estrés y practicar actividades físicas de forma regular.

5. Ansiedad, irritabilidad o depresión

Este es uno de los signos más evidentes de los cambios hormonales bruscos, especialmente en la menopausia, cuando las situaciones que antiguamente eran normales comienzan a provocar síntomas de tristeza, ansiedad o irritabilidad excesiva.

Qué hacer: Para disminuir la ansiedad, irritabilidad o depresión puede ser interesante hacer sesiones de terapia, para que se pueda hablar sobre el día a día y las situaciones que puedan favorecer la ansiedad o la irritabilidad, por ejemplo. Además, se recomienda la realización de actividades físicas, ya que promueven la sensación de bienestar.

6. Exceso de espinillas o acné

El aumento de la hormona testosterona es responsable de causar el exceso de grasa de la piel y, por ello, tanto hombres como mujeres pueden presentar exceso de espinillas o acné persistente debido a la grasa de la piel, especialmente cuando la testosterona está mucho más alta que los demás hormonas del organismo.

Qué hacer: Para eliminar el exceso de espinas que surgen debido al aumento en la concentración de testosterona y, en consecuencia, aumento de la grasa de la piel, se recomienda hacer limpiezas de piel, por lo menos 1 vez por semana, para disminuir la grasa de la piel y, así, evitar la aparición de las espinillas.

Además, es importante prestar atención a la alimentación, ya que algunos alimentos que favorecen la producción de sebo por las glándulas sebáceas, llevando a la aparición de las espinillas. Echa un vistazo a cómo quitar puntos negros y espinillas.

Leave a Reply