7 consejos infalibles de detener el hipo

Para detener rápidamente el hipo, que pasa por una contracción rápida e involuntaria del diafragma, es posible seguir algunos consejos, que estimulan los nervios y músculos de la región del tórax, como beber agua fría, contener la respiración por unos segundos, o incluso tomar un susto.

Además, para que la solución sea detenido de forma eficaz y definitiva, es importante eliminar su causa, que puede ser la dilatación del estómago por comer demasiado o muy rápido, ingerir bebidas alcohólicas o tener reflujo, por ejemplo. Para entender mejor, echa un vistazo a lo que causa el hipo.

Así, algunos consejos para que el hipo se detenga de forma rápida, o, incluso, de inmediato, son:

  1. Beber un vaso de agua helada, o chupar hielo, ya que estimula los nervios del tórax;
  2. Contener la respiración lo máximo que conseguir o respirar dentro de una bolsa de papel, ya que aumenta los niveles de CO2 en la sangre y estimula el sistema nervioso;
  3. Respirar profunda y lentamente, para estirar el diafragma y los músculos de la respiración;
  4. Tomar un susto o reír bastante, ya que libera adrenalina, que interfiere en el funcionamiento del cerebro y estimula los nervios musculares;
  5. Beber un poco de agua con el tronco inclinado hacia delante o de cabeza para abajo, pues esto relaja el diafragma;
  6. Tape la nariz y hacer fuerza para soltar el aire, incurriendo en el pecho, en la llamada maniobra de Valsalva, que es otra forma de estimular los nervios del tórax;
  7. Comer una cucharada de azúcar, la miel, el limón, el jengibre o el vinagre, ya que son sustancias que estimulan las papilas gustativas, sobrecargan los nervios de la boca y ocupan el cerebro con otras estímulos, haciendo relajar el diafragma.

En el bebé recién nacido o, incluso, dentro del útero materno, el hipo puede ser causado porque el diafragma y los músculos respiratorios aún se están desarrollando, además de ser muy común el reflujo tras el inicio de la lactancia. En estos casos, se recomienda dar de mamar al niño o, si ya está con el estómago lleno, poner de pie para eructar. Más información sobre estos y otros consejos en como detener el hipo en los bebés.

El hipo persistente o crónico es aquel que dura más de 2 días, y, en estos casos, se recomienda consultar con el médico general para que sean investigadas las posibles causas, que pueden ser infecciones, inflamaciones o enfermedades gastrointestinales, por ejemplo, y tratarla correctamente.

Además, si es necesario, el médico puede recetar un medicamento para tratar el hipo de forma más intensa, como la Clorpromazina, Haloperidol, Metoclopramida y, en casos más graves, la Fenitoína, la Gabapentina o Baclofeno, por ejemplo. Para conocer más detalles acerca de los medicamentos utilizados en el hipo, echa un vistazo a cómo se hace el tratamiento para el hipo.

Leave a Reply